Agredir a un Rey mago es una gran equivocación